lunes, 21 de febrero de 2011

Venezuela: La verdadera inflación en alimentos

Un estudio independiente concluye señalando que el incremento de los precios en los supermercados, sitio preferido de compra de la clase media y obligado de todos los que no disponen de tiempo o transporte para acudir a mercales, pdvales o sitios portátiles de venta de alimentos, se incrementó en 43% en los últimos doce meses. Esa cifra se queda corta para quienes requieren dietas especiales como fórmulas infantiles o alimentos dietéticos. Por otra parte ocurrió un descenso del 30% en las ventas de las principales cadenas, prueba evidente de la caída en la capacidad adquisitiva de la población. No digo con ésto que las cifras del BCV estén equivocadas, sino simplemente que la diversidad de ingresos, hábitos, edad y condición física determina cifras distintas en la inflación. Esta es mayor para quien desea, necesita o está obligado a balancear su alimentación con frutas, hortalizas y proteínas de buena calidad, y menor para quién se alimenta con harinas, aceites, pasta y otros productos regulados. 


Una compra reciente en un supermercado del Este de Caracas es prueba fehaciente de lo anterior. La carne disponible estaba en Bs. 50 el Kg, los aguacates superaban los 45 Bs, el filete de pescado de calidad oscilaba entre 140 y 240 Bs y sólo las merlucitas tenían un precio accesible. En paralelo los productos de limpieza, el papel higiénico, pasta de dientes, paños y coletas, cepillos y artículos de baño y tocador han alcanzado precios poco menos que astronómicos. La leche en polvo estaba ausente y el precio de los derivados como queso, mantequilla, crema, yogurt y bebidas lácteas, escapa al presupuesto familiar. Las frutas y hortalizas nacionales, de pobre calidad en su mayoría, tienen precios que van desde Bs 10 (cambur) en adelante y si usted decide acudir a los empacados o congelados (indispensable para matrimonios donde ambos trabajan) pues prepárese para sacar la tarjeta de crédito, endeudarse y luego pagar los intereses correspondientes que, a su vez, corren en paralelo con la inflación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada