jueves, 20 de octubre de 2011

El costo de la política agrícola

¿Cuánto está gastando el gobierno en su política agroalimentaria?


Realmente nadie sabe a ciencia cierta cuanto gasta el gobierno en agricultura y alimentación, pero aquí y allá los periodistas van sacando información. Hace pocos días se anunció que la Misión Agrovenezuela dispone de 10 mil millones y que de ellos se han ejecutado 4,7. El mismo día el Presidente firmó un punto de cuenta para aprobar 2.700 millones para la Misión Alimentación. El 15 de octubre, y de acuerdo al "Plan Excepcional" se aprueban 3.100 millones para subsidiar los alimentos que se expenden en las redes públicas Mercal y Pdval, pero en el "IX Plan de Abastecimiento 2011-2012" aparecen 21.100 millones (6.500 en 2010-2011) que suponemos destinados a las importaciones. 


Por otra parte el gobierno está pagando la nómina de los centrales azucareros de Oriente que casi no producen nada, los de Agroisleña, una cantidad de fincas o empresas socialistas de producción, así como gastando dinero en areperas bolivarianas, pequeñas empresas dedicadas a la producción de harina, otra de aceite y la mayor, dedicada a leche, derivados y jugos. La expansión en la nómina debe ser impresionante dado el elevado número de nuevas dependencias de los ministerios que incluyen flotas de transporte, centros de acopio y organismos burocráticos.


El financiamiento y refinanciamiento cubre el 25% de la cartera bancaria lo que, centavos más o menos, indica que casi se produce un bolívar por cada bolívar que se otorga en crédito. Al final, una lluvia de bolívares y divisas que no se traduce ni en mayor producción, ni en abatimiento de la producción. El crédito y los subsidios (que no siempre se pagan) no son suficientes para compensar la fijación de precios al productor. El café es buen ejemplo, el precio fijado al productor es algo así como el 30% del más bajo en el mercado internacional y como nadie puede trabajar a pérdida, unas 20 mil familias productoras de café han abandonado el negocio. La solución, para evitar el desabastecimiento es importar café, usualmente de baja calidad y a un precio superior al existente en el país. Entonces el gobierno subsidia el café al consumidor. Pierde el productor y malgasta el gobierno el dinero de todos los venezolanos.


Hay cosas que estamos obligados a importar como trigo. Hay cosas que hemos importado desde hace años porque la producción nacional no es suficiente: leche en polvo, aceite, maíz forrajero y azúcar. Hay productos que nunca habíamos importado como café  o que importamos en el pasado y se había logrado pleno abastecimiento interno como carne y arroz. Ahora importamos más azúcar, café, ganado en pié o carne semiprocesada y arroz. El número de bocas que alimentar aumenta en 450 mil por año, el circulante ha aumentado y con él, la capacidad adquisitiva, pero no aumenta la producción. Fracasó la política agrícola, pero se han hecho grandes negocios gracias al control de cambio y de precios. Nunca la balanza comercial agrícola había sido tan desfavorable, posiblemente nunca había sido tan grande el gasto público. Parece que es cuestión de elecciones y votos.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada