domingo, 13 de noviembre de 2011

Calidad de alimentos y servicios

Noviembre de 2011

Los consumidores en Venezuela no sólo sufren la más elevada inflación del continente en materia de alimentos, sino también baja calidad y peor servicio. Muchos supermercados de Caracas están impregnados por malos olores, poseen depósitos de basura espantosos y sus empleados están mal entrenados en el manejo de los alimentos y peor aún en el terreno de las relaciones con el público. Los incidentes ocurren con frecuencia, a pesar que el consumidor venezolano es increíblemente pasivo y tolerante.


Detalles: (a) se repone la mercancía cuando los clientes son numerosos y se cierran algunos pasillos; (b) frutas y vegetales llegan una vez por semana y si no se conoce el día, el consumidor encuentra buena parte de las hortalizas de hoja marchitas; (c) he visto a empleados limpiar las bandejas donde están las frutas con el coleto previamente utilizado para limpiar el piso; (d) ¿Para qué tienen un empleado a la salida con un sello si ya posee una factura? Con frecuencia el consumidor colocó la factura en alguna de las diez bolsas de plástico y tiene que buscarla; (e) ¿Por qué le piden anotar el número de la cédula y el teléfono en la factura de una transacción con tarjeta de débito? Será para demorar la ya larga cola debido a que el número de cajeros es insuficiente; (f) ¿Dónde se ubican los gerentes de los supermercados? Nunca aparecen; (g) ¿Por qué colocan en los anaqueles papas, yucas, ñames, ocumos y batatas cubiertas de tierra? Hay países en que tan práctica está prohibida; (h) Con frecuencia encuentro que los carteles no corresponden a los productos, por ejemplo debajo de las piñas dice aguacate y debajo de los aguacates se encuentra el precio del melón; (i) No existe ningún empleado, en los grandes supermercados, dedicado a la atención del cliente: información, ubicación de los sanitarios, botiquín de primeros auxilios, teléfono público y así sucesivamente.


Sufrir las agresiones del gobierno es suficiente, para que también el sector privado se ensañe con el consumidor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada